LaberintoAsociación Internacional de CamineríaMutualidad de Gestores Administrativos
           

Hita

Últimas Noticias de Hita

MANUEL CRIADO DE VAL

CAESADA es el nombre latino de una "mansión" o lugar de estacionamiento en la Calzada Romana de Emérita (Mérida) a Caesarangusta (Zaragoza). Se ha discutido mucho si Caesada corresponde a Hita.

Yo he sido siempre partidario de esta hipótesis frente a la atribución a Espinosa de Henares. Me preocupaba la opinión diferente, del que considero primer especialista en el estudio de las calzadas romanas en la región alcarreña: Juan Manuel Abascal. Hace unos días, en un Curso patrocinado por la Comunidad Europea, coincidí con él y tuvimos la conversación siguiente: «Amigo Juan Manuel: me gustaría contar contigo en un proyecto que creo tiene interés para Guadalajara. Se trata de promocionar una "Gran Vía Latina entre Roma y Lisboa". Una de las "mansiones" de esta calzada es Caesada, pero tu no eres partidario de su atribución a Hita". Me contestó: «- No. Ahora estamos de acuerdo. Después de una inspección aérea he cambiado de opinión». Esta es la primera gran noticia.

Por fin se ha terminado de restaurar el lienzo de muralla, junto a la entrada de la Villa. Ahora se comprende hasta qué punto Hita era inexpugnable y por qué el Marqués de Santillana prefería refugiarse allí y no en Buitrago, cuando temía ser atacado por el Rey. Con la restauración de la muralla, Hita ha recuperado su auténtico sentido militar. Ni el Cid ni Alvar Fañez entraron en la fortaleza de Hita, a pesar del pedrusco puesto en el sitio que más estorba en el mejor mirador de la Campiña. Delante de la Puerta de entrada, en la plaza de la Picota, donde hasta hace bien poco se celebraba la Feria de San Miguel, se conservan pegadas a la muralla tres casitas, que fueron la famosa Posada de Hita, «Una de las mejores que conozco de España», según decía el Guitón Honofre Caballero, famoso pícaro del siglo XVII. A un lado del Arco queda un cobertizo en ruinas y junto a él los restos de una fuente y un abrevadero de varios metros de largo. Sin duda, era el primer lugar que visitaban los viajeros, que bebían y daban de beber a sus acémilas. Otros seguirían por el Camino Real de Navarra, pero no dejarían de asombrarse del cerro amurallado de Hita y de su castillo. Hay una frase tradicional del caminante al niño: «Come pan y mira Fita», que hoy ya no se recuerda.

Tengo el convencimiento que en el lugar de la antigua posada o en su proximidad, junto al Camino Real, que sigue los pasos de la Calzada Romana de Mérida a Zaragoza, estaría la «mansión» llamada Caesada. Lo más difícil de cambiar son las plazas y las calles. Las casas se arruinan, pero las calles quedan.

He pedido a Amparo, la Alcaldesa de Hita, que quite el cobertizo ruinoso pegado a la muralla y que restaure la fuente y el abrevadero. Pienso que allí permanece vivo un escenario invariable de la historia, por donde pasaron legionarios, arrieros, feriantes, pícaros y caballeros.

Hoy está de moda pedir a la UNESCO que, decida cuáles son los monumentos que merecen ser Patrimonio Mundial. Hemos pedido que la Gran Vía Latina de Roma a Lisboa sea uno de ellos. Y en esa ruta estaba Hita, es decir, Caesada.

 

Telf: +34 91 429 0626   Ext. 3002      Fax: +34 91 369 0940
E-mail: camineria@ceh.csic.es
 
C/ Duque de Medinaceli, 6 - 28014 Madrid (España)
 
Actualizado:14 Febrero, 2002 20:28

 

Asociación Internacional de Caminería: | Correo | Página Principal |
| Presentacion | Novedades | Estatutos | Congresos | Proyectos | Enlaces |
|
Actividades Complementarias |

© All Rights Reserved